Una semana para dar un golpe de efecto a nivel nacional

26.01.2020 17:28 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
© foto de J.M.Colomo
Una semana para dar un golpe de efecto a nivel nacional

El Real Madrid se desplegará esta noche en suelo vallisoletano con el éxtasis que produce volver a ser líder cuando aprieta el cierzo tres años después. Empero, no sería la primera ni la segunda vez que el buen samaritano Real perdona la vida a un Barça horas antes de fogueo. Más que el propio cuadro castellano, el máximo rival hoy en Zorrilla es el propio MadridZidane deberá abstener a los suyos de todo el ruido que ha provocado el traspié culé y de las habladurías que colocan puntera a su estirpe sin haber bajado del avión. El año pasado, un 1-4 agridulce que se cobró la cabeza de Solari, a quien ya había guillotinado el Ajax. A partir de entonces volvió a casa y no por Navidad 'Zizou', que hoy tratará de cerrar el círculo en la meseta devolviendo a la cima a los suyos. Cuidado con la tropa de Sergio, adicta a marcadores cortos y con el 'mono' de volver a ganar.

Será entonces cuando toque pensar en la Copa y en Zaragoza, torneo del K.O. en el que la sapiencia blanca no debería permitirle deslices como tampoco los tuvo en Salamanca. Podría ser a las claras un partido de Primera, y es que la ciudad maña, sedienta de élite y deseosa por retornar, apretará de lo lindo para empujar a un equipo centrado en el ascensoVíctor Fernández prioriza la liga y el Madrid podría librarse de rumiantes como Luis Javier Suárez o Javi Puado, artillería que cada fin de semana exponen los aragoneses por los recintos de plata. No son los únicos, y es que los Nieto, Eguaras, Raúl Guti, el propio Soro o el mediático Shinji Kagawa ilusionan a un equipo que este año lo fía todo al sí. Mientras, la Copa no molesta, y menos con un formato amigable a un partido y en feudo local. Eliminar al Madrid supondría una inyección económica y moral de sobra para afrontar los objetivos. El lobo se viste de cordero y Víctor lo sabe, por lo que más que botas, tocan pies de plomo para la cuadrilla madridista.

Y el próximo sábado, derbiPara el Atlético será redención o estocada, cuando en dos semanas una trupé ludópata lo ha perdido casi todo. La apuesta al rojiblanco ya no sale bien, porque ahora es siempre o rojo o blanco. A la derrota en la Supercopa le siguió la liguera en Eibar, el champán leonés y la sequía ante el colista Leganés. Y si todo ello fuera poco, viene el Bernabéu. El mejor o el peor escenario para una situación así, según se mire, pues si la ruleta rusa dicta un 2 en Chamartín, el árido desierto colchonero puede tornarse en jardín botánico con el Liverpool a la vista. El Madrid herido es muy peligroso, toca ver en seis días si su más cachazudo vecino también, o si por el contrario se desmorona como un castillo de Naipes cuando la parroquia del Wanda ya pide cabezas.