"Vinícius era único, no recordaba a nadie"

29.03.2020 15:47 de Alejandro Alonso Twitter:    Ver lecturas
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
"Vinícius era único, no recordaba a nadie"

La cantera del Flamengo ha dado dos buenos talentos al Real Madrid en los últimos años: Vinícius y Reinier.

Florentino Pérez comenzó a anticiparse a loa grandes clubes europeos con los fichajes de Vinícius y Rodrygo. Ambos jugadores llegaron al Santiago Bernabéu con el papel de futuras promesas y de momento van por buen camino. Este mismo año repitieron la fórmula con Reinier y en su tercer partido como madridista anotó un doblete en el Alfredo Di Stéfano. Los brasileños suelen ser muy queridos en Concha Espina desde la llegada de Roberto Carlos o Ronaldo Nazario entre otros.

Carlos Noval, el descubridor del Flamengo

El diario AS ha tenido la oportunidad de entrevistar a Carlos Noval, una eminencia de las categorías inferiores del Flamengo que ha visto crecer a Vinicius y a Reinier, de los que dice tener todo para ser jugadores top. Así narra cómo conoció al '25' blanco: "Prácticamente entramos juntos al club. Él, con 9 para 10 años, fue al equipo de fútbol sala y luego, al campo, donde ya tuve más contacto con él. A primera vista ya me di cuenta de que ese niño tenía algo especial".

Su carácter era alegre desde pequeño: "Le describiría como un chico muy alegre. Se relacionaba bien con todos los jugadores y empleados, siempre con mucho respeto a pesar de ser muy juguetón. Estudiar… sólo tirándole de las orejas desde muy pequeño. En el campo era pura magia, atrevido, creativo, encaraba a los rivales sin miedo, con un fútbol siempre fino y mirando al gol, lo que llamamos aquí en Brasil futebol moleque".

"Lo principal fue animarle siempre a él y a sus entrenadores a que no perdiera el descaro, lo que le hacía diferente, que nada ni nadie limitara ese fútbol feliz y creativo porque era su instinto natural. Él me enseñó más de lo que yo a él, con aquella sonrisa enorme, esa simplicidad y esa pasión que tiene por este deporte y que aún me conmueven. Siempre le decía que fuera humilde, supiese escuchar a los demás, respetase a los profesionales que estaban allí para ayudarle y, lo principal, que supiese admirar y valorar la institución en la que trabaja", comentó sobre su fútbol.

Sobre Reinier: "Llegó con 12 años para 13. Su gran potencial empezó a aparecer a los 14. Era un chico muy centrado, responsable, amigo de sus compañeros. Se ha convertido en un jugador completo, aunque lógicamente aún tiene que crecer".

Oportunidad de llegar al Madrid: "Hablamos varias veces sobre esa mudanza repentina. Traté de transmitirle que valorara mucho esta oportunidad, que dejaba un club gigante por otro, y que mantuviese los pies en el suelo y la humildad. Y que hiciese el fútbol que le consagró en Flamengo y en Brasil".