Por fin podrás jugar donde te valoren de verdad, Keylor

17.05.2019 21:00 de Diego Fuentes Twitter:    Vedi letture
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
Por fin podrás jugar donde te valoren de verdad, Keylor

No copa portadas, ni siquiera en los veranos en los que los rimbombantes eventos deportivos de selecciones están en primera plana, porque no juega en una selección puntera, porque es de Costa Rica. Tampoco es mediático. Natural de Centroamérica, desembarcó en el Real Madrid en 2014 procedente del Levante y por apenas 10 millones de euros, un fichaje que parecía deslucir para una institución con el músculo económico suficiente como para reclutar futbolistas por más de dos dígitos. 

Keylor Navas es de esos profesionales que a todo club y entrenador le encantaría tener. El tico ha demostrado ser un profesional y no es de esos que tuercen el gesto, con semblante serio cuando van mal dadas. Ni siquiera aprovecha la oportunidad cuando le embiste un micrófono para expresar su descontento. Todo lo fía al trabajo, es su ADN. Y oportunidades no le han faltado, como cuando la entidad le buscaba sustituto sin cesar mientras callaba y acumulaba grandes partidos que no podrá contar con ambos guantes, porque Keylor es un hombre de fútbol que ha nacido por y para este deporte, pero no vende camisetas. De Gea, Kepa, Alisson...y llegó Courtois. Un portero de pasado rojiblanco que ha vagado sin rumbo alguno en una temporada para olvidar del Real Madrid. Con la portería cubierta con Navas y Casilla, salió Cristiano pero el Real se empecinó en reforzar un arco que no había defraudado, mientras que el resto de líneas quedaban huérfanas, comandadas por futbolistas saciados de títulos. Así se presentó el Madrid de la 18/19, y en marzo se esfumaron los objetivos.

Tras varias temporadas en el ojo del huracán y con un rendimiento nada desdeñable, Keylor Navas pondrá fin a su periplo en el Real Madrid. Un club en el que su nivel ha quedado patente y a la vez muy desacorde con una continuidad siempre discutida. Por fin podrás jugar donde te valoren de verdad. Pura vida.