Una manita para coger impulso

El Real Madrid C goleó al Toledo, situado en zona de playoff de ascenso, en un partido en el que los blancos mostraron su mejor repertorio ofensivo (5-0). Mariano, Melero, Ramírez en dos ocasiones y Arroyo, los goleadores del filial madridista.
09.02.2014 16:57 de Jorge Calabrés   ver lecturas
Una manita para coger impulso

El Real Madrid C logró su primera victoria en 2014 gracias a una gran goleada ante el Toledo, que antes de esta jornada marchaba segundo en la clasificación. Tres puntos que deben servir al filial madridista para coger impulso y alejarse de forma definitiva de la parte baja de la tabla. El conjunto blanco basó su triunfo en la seguridad de Alfonso Herrero bajo palos, en la calidad de Ramírez y de la referencia de un omnipresente Mariano.

Los de Gay iban a encontrar el premio del gol en el primer disparo a puerta del partido. Tras unos minutos de tanteo en el que ninguno de los dos equipos se acercaban con peligro al área rival, en el minuto 16 un saque de banda iba a propiciar el primer tanto del Madrid C. Lozano y Melero realizan una pared que sirve para que el primero se interne en el área y realice un centrochut que despeja Óscar. Mariano, el más listo de clase, remata a placer en el segundo palo poniendo en ventaja al filial blanco.

Tras el gol, el Toledo se iría arriba y gozaría de sus mejores minutos de juego. En el minuto 36, el colegiado pitó un dudoso penalti cometido por Molero sobre Diego Aguirre. Rufino sería el encargado de lanzar la pena máxima, sin embargo, cuando todo el mundo esperaba el empate en el marcador, apareció un genial Alfonso Herrero para detener el disparo con una gran estirada. No contento con ello, el guardameta reacciona rápidamente y vuelve a frustar una nueva oportunidad del delantero toledano en el rechace. Gay sería expulsado sorprendentemente poco después al protestar una falta en el medio del campo. El árbitro quiso hacerse protagonista y mandó fuera del terreno de juego al técnico blanco, que tuvo que ver el resto del encuentro desde un cabina de prensa del Campo 7 de Valdebebas. El Madrid C viviría después sus peores momentos del partido, pero logró llegar con ventaja al descanso gracias al poco tino de los atacantes del equipo castellanomanchego y de la excepcional actuación de portero madridista.

Recital ofensivo en la segunda parte

El paso por vestuarios sentó bien al Madrid C, que aumentó la intensidad mostrada hasta ese momento. En el minuto 52, Mariano se interna en el área tras una gran jugada, pero el cancerbero del Toledo rechaza el balón y este llega mansamente a Melero que, llegando desde atrás, lo empuja al fondo de las redes desde la frontal del área. El tercero volvería a tener como protagonista a un excepcional Mariano. El delantero realiza una gran jugada personal en la banda derecha y apura hasta la línea de cal, momento en el que cede atrás para que Ramírez marque por debajo de las piernas de Óscar. El portero del Toledo jugaba su primer partido en lo que va de Liga y no pudo hacerlo de peor forma que encajando una goleada.

A partir de este tercer tanto en el minuto 60, se vendría una avalancha de ocasiones blancas. En el 77', Ramírez volvería a demostrar su gran calidad al hacer un reverso y marcar con un gran disparo desde fuera del área. Gay, dirigiendo al equipo a través de un walkie talkie, aprovecharía que el duelo estaba más que sentenciado para dar entrada a Arroyo, Fran Sol y Ángel por Lozano, Ramírez y Luis. Precisamente sería uno de los jugadores que entrarían como refresco el que finiquitaría la manita del Real Madrid C. Un rápido y vertiginoso contraataque del conjunto blanco propiciaba que el balón quedara muerto en la banda derecha para la incorporación de Arroyo. No le temblarían los pies al lateral derecho, que puso el esférico en la escuadra toledana con un magnífico derechazo.

Victoria necesaria y ante un rival reputado que coloca al equipo de Gay en la 12ª posición del Grupo II de Segunda B, con seis puntos sobre la promoción y siete sobre los puestos de descenso. El Toledo por su parte, baja un puesto y se queda tercero tras los tres puntos logrados por el Leganés ante el Peña Sport. Un triunfo contundente y revitalizante en el que el Madrid C demostró todo lo que le había faltado en este 2014: concentración e intensidad.