El Real Madrid no ha ganado nada y todavía tiene deberes

Los blancos hicieron lo que debían contra el Borussia Mönchengladbach
10.12.2020 16:37 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
El Real Madrid no ha ganado nada y todavía tiene deberes
Bernabeudigital.com
© foto de www.imagephotoagency.it

Después de deambular por LaLiga con tres jornadas sin cerrar el puño en noviembre y tras el sopapo del frío ucraniano, el Real Madrid se puso el mono de trabajo contra el Borussia Mönchengladbach. La tropa de Zinedine Zidane se remangó y atropelló a los alemanes con una facilidad insultante. Fueron dos goles pero pudieron ser más, como atestiguaron tres trallazos a los bordes y otras tantas ocasiones que desbarató un rutilante Sommer. El partido fue de largo el mejor de la temporada, con 90 minutos al más alto nivel en los que se apreció un derroche de garra, entrega y concentración como no es habitual.

Que eso sea noticia hace un flaco favor a la plantilla, que hace bien en no excederse con las celebraciones. Superaron sin presión una papeleta muy comprometida, pero no hay que olvidar que no hicieron mucho más que su trabajo. Caer a la Europa League o quedarse castigados sin competición europea a partir de febrero hubiese sido uno de los mayores fracasos de la historia, por mucho que en las horas previas los propagandistas pintaran la competición naranja como un paraje digno para el Real, con la clara intención de lavar la imagen. Torneo excelente, pero un sucedáneo de la Champions y de los pocos trofeos que los primeros espadas europeos nunca quieren tener entre sus logros. 

De una semana con tres exámenes, el Real Madrid ha aprobado dos cuando peor estaba, y ahora tiene ante sí la oportunidad de inocularle al vecino la primera desgracia del curso. Una victoria en el derbi terminaría por confirmar la evidente mejoría y de paso estrecharía el margen en LaLiga, donde el escuadrón merengue no se puede permitir muchos más tiros al pie. Zidane y los suyos tienen deberes, que no son más que trasladar la intensidad de las noches de focos a las de pachangas más mundanas. Los jugadores no pueden sacar pecho si responden en la cornisa pero fallan lo corriente, porque son futbolistas y no bomberos. El del último envite es el frutal que dará los títulos, pero de nada sirve si solo aparece cuando se desempolva la guillotina.