El Madrid gana y el Barça llora, como siempre

11.04.2021 10:40 de Daniel Cayetano Twitter:    Ver lecturas
Real Madrid
Bernabeudigital.com
Real Madrid
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport

El Real Madrid consiguió llevarse un clásico que puede terminar resultando decisivo en la lucha por el título liguero. Una gran primera mitad con el golazo de Karim Benzema y el gol de Toni Kroos inclinaron la balanza hacia el lado del conjunto blanco que después, en el segundo periodo, supo sufrir y luchar contra el agotamiento y las embestidas del Barcelona que recortó distancias con el gol de Miguenza. Los culés pudieron empatar y los madridistas estuvieron cerca en varias ocasiones de hacer el tercero, por lo que la victoria fue justa. La realidad es que el Madrid mereció ganar gracias a una primera parte descomunal y a los fallos a la contra que tuvieron en la segunda. Zidane volvió a ganarle la partida a Koeman y gracias a ello los merengues son ahora líderes momentáneos, a la espera de lo que haga hoy el Atlético. Quién nos lo iba a decir. El Real Madrid gana y se acerca al título de Liga.

Sin embargo, mediante sus continuos berrinches y lloriqueos absurdos, el FC Barcelona trató de empañar y ensuciar la victoria madridista. Koeman y el forofismo ciego culé volvieron a echarle la culpa al árbitro. Lejos de admitir que fueron inferiores y que merecieron perder, se agarran a un penalti inexistente de Mendy sobre Braithwaite y a los cuatro minutos de descuento. Sin embargo... solo Koeman parece creerse esa milonga. En el Sport hoy no se ven quejas, tampoco las hubo en RAC1 y ni siquiera Cristóbal Soria protestó anoche la acción: "Yo no veo penalti", dijo en El Chiringuito de Jugones. El holandés y el club se quedan solos en su estrategia. Cada vez menos azulgranas se creen la gran mentira de Koeman que volvió a llorar y a rajar del VAR, como cada vez que pierde ante los blancos. El lunes ante el Valladolid... con una expulsión injusta a Óscar Plano y un penalti claro no pitado a Jordi Alba... no dijo nada. Dos clásicos, dos derrotas y dos lloros. Como siempre, lo normal.