La nieve de El Sadar mojó la pólvora del Real Madrid

La opinión del redactor jefe de BD, Daniel Cayetano, sobre el partido del conjunto blanco en Pamplona
10.01.2021 11:20 de Daniel Cayetano Twitter:    Ver lecturas
La nieve de El Sadar mojó la pólvora del Real Madrid

Tras el despropósito absoluto de LaLiga en la noche del viernes que permitió que los jugadores del Real Madrid estuvieran 220 minutos encerrados en su avión, pendientes de si se podía viajar o no (terminaron siendo los últimos en despejar de una pista que ya estaba cerrada por precaución), le siguió el hecho de no adelantar el partido a las 16:15 (horario que estaba libre por el aplazamiento del Atlético de Madrid-Athletic). Poca nieve había al mediodía en El Sadar y el encuentro pudo haberse celebrado en un campo en mejores condiciones. Después del duelo ante Osasuna, tanto Zidane como Courtois no dudaron en reprochar, muy enfadados, la actuación de LaLiga.

Un duelo en el que se pudo apreciar a un Madrid apático, sobre todo en ataque. El equipo defendió bien, pero en la zona ofensiva faltaba clarividencia. Y también tiros desde fuera. Un despeje de Varane desde el centro del campo complicó y mucho a Sergio Herrera y estuvo a punto de ser gol. ¿Por qué no tiraron desde lejos? Las condiciones del campo invitaban a ello. Un mal bote con la nieve podía favorecer al lanzador. Sin embargo, los blancos se empeñaron en querer meterse hasta dentro de la portería y abusaron de centros que no iban a ninguna parte. Y, curiosamente, cuando entró Mariano para ver si cazaba alguno... el equipo dejó de centrar. Sin duda, la defensa rojilla estuvo impecable, pero el ataque madridista estuvo muy mal. Era llegar a tres cuartos de campo y quedarse sin ideas, queriendo combinar en espacios muy reducidos y en un terreno de juego resbaladizo. Era el peor día para ese tipo de jugadas. Kroos reconoció al término del partido esa falta de clarividencia arriba. El alemán se alejó de la polémica, demostrando que la nieve terminó mojando la pólvora de los delanteros del Real Madrid. De hecho solo tiraron una vez a puerta. Es cierto que el partido igual no debió jugarse, que las condiciones tampoco eran las más apropiadas, pero a este equipo le faltó brillo en ataque. Y más aún cuando Zidane quitó a Modric y Asensio.