Que una mala temporada no borre el legado de Bale en el Madrid

18.09.2020 15:06 de Alejandro Cascón Guerra Twitter:    Ver lecturas
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
Que una mala temporada no borre el legado de Bale en el Madrid

A pesar de que todavía no es oficial, todo apunta a que Gareth Bale no será jugador del Real Madrid para la próxima temporada. Incluso algunos, como el ABC, apuntan a que el galés estará hasta que termine su contrato en el Tottenham. Con los flecos aún por cerrar, Bale ya ha llegado a Reino Unido para firmar por los Spurs. El equipo que le vio crecer como futbolista y dar el asalto a un club mundial. Ahí empezó todo y ahí acabará. El extremo ya se ha despedido de algunos de sus compañeros –¿y de Zidane?– y allí estará con José Mourinho, uno de los entrenadores que apostó por él antes de su marcha del cuadro blanco. Con todo se acaba la etapa de Bale en el Madrid y algunos pensarán que ha pasado sin pena ni gloria por el Bernabéu, pero los datos dicen lo contrario. 

Las personas piensan que el fútbol es un deporte de espectáculo y que lo importante es que el equipo juegue bien. Todo lo contrario. El fútbol es un deporte donde lo importante es ganar, porque dentro de algunos años nadie se acordará de cómo fue este o aquel partido –salvo los más frikis–, sino del resultado. Esto es lo que ocurre con Bale en muchos de sus partidos. Puede que no haya jugado bien en muchos, pero ha sido determinante en las victorias del equipo, y sobre todo, en la consecución de títulos. El británico se marcha con cuatro Copas de Europa, dos Ligas, una Copa del Rey, por hablar de los títulos más importantes. Pero es que si se atiende a los goles, Bale marcó 105 goles en 251 partidos. Eso significa que ha logrado más tantos que Ronaldo o Morientes. 

Además de las estadísticas, el jugador ha sido muy importante en la consecución de la décima Copa de Europa, cuando dio el gol de la victoria. Esto es otro dato que pocos recuerdan, porque Ramos consiguió empatar el partido en un momento muy delicado, cuando solo quedaban segundos para terminar. Sin embargo, el que dio la victoria en el terreno de juego fue Bale, que metió de cabeza para sentenciar el encuentro. Previamente, ya había logrado también el gol de la victoria contra el Barcelona, en una carrera descomunal por la banda. Y de ahí, a la siguiente temporada, donde marcó el penalti lesionado en la tanda. 

Es cierto que el comportamiento del jugador no ha sido ejemplar en esta última campaña. Quizá habrá que tener en cuenta que la relación con Zidane estaba rota, que no había un punto de encuentro, algo que pudo desgastar su final en Chamartín. También, poco ha ayudado la prensa, cuando nada más llegar a Madrid las principales cabeceras de Madrid repetían que tenía una hernia discal. Posteriormente se ha hecho mucho hincapié (también con razón) a su inquietud por el golf, como si practicar otro deporte estuviera mal visto; no hablar español, su carácter distante... Todo e incluido él mismo ha hecho que la figura de Bale se desgastara en el equipo. Pero no hay que olvidar que ha sido un gran fichaje, porque se ha amortizado a base de títulos. Ahora se marcha al Tottenham de Mourinho, donde se espera una mejor versión de él.