LOS MÁS VALIENTES: FLORENTINO Y ZIDANE

01.01.2018 14:05 de Eduardo Cornago Twitter:   artículo leído 1917 veces
LOS MÁS VALIENTES: FLORENTINO Y ZIDANE

Quedan menos de diez días para saber si el Real Madrid seguirá 'vivo' en la temporada 2017-2018. Lo cierto es que las críticas vertidas hacia el equipo solamente infectan más una herida que aún está a tiempo de cicatrizar. En los últimos días he leído auténticas barbaridades de un sector de la afición hacia Florentino y Zidane. Os diré una cosa: si el presidente no hubiese arriesgado al ascender a Zizou en enero de 2016, posiblemente el Madrid nunca hubiese levantado dos Champions consecutivas.

El pasado golea al presente

Las decisiones de ambos han hecho posible que el madridismo haya estado en auge durante varias temporadas. Recordemos que el mejor Madrid de la historia se ha paseado ante Juventus, Bayern y Barcelona. Incluso, ha tenido el señorío de reforzar a rivales directos con jugadores de la talla de James y Morata. Esta heroicidad debería estar por delante de cualquier tipo de caída. Y es que, en momentos de histerismo es fácil criticar, pero difícil recordar.

Cuando la figura de Benítez no funcionó, Florentino no dudó en cesarle  para apostar por un símbolo del madridismo. Díganme si se equivocó. Su valentía también se ha visto reflejada en el mercado de fichajes. Lejos de pagar cifras millonarias para fichar a cracks consolidados, el presidente prefirió implantar un estilo sustentado en promesas españolas a bajo precio.

¿De verdad hay que señalar al entrenador?

Con Zidane sucede lo mismo. Aunque esta temporada ha pecado en ciertos aspectos, muchos decían que era un parche. ¿No volverían a poner al francés como técnico? Siempre ha confiado en los 11 jugadores con los que tocó el cielo. Tampoco le tembló el pulso a la hora de sustituir a Cristiano. Ni a la hora de frenar la llegada de varios fichajes. Sus ideas gustarán más o menos, pero nadie puede tachar a Zidane de cobarde.

Una afición que viene de ganarlo absolutamente todo debería sacar pecho. Aunque su imagen en Liga y Copa no haya sido la mejor, el conjunto blanco aún no ha dicho su última palabra.